Dora la Conquistadora

Con motivo del festejo del dia de la raza, hoy tenemos un video para las pequeñines y tambien para los no tan pequeñines… 😉

http://www.collegehumor.com/moogaloop/moogaloop.swf?clip_id=1941782&fullscreen=1

Anuncios

Yakuza Virtual II: La opinion de los expertos

Jake Adelstein, autor de Tokyo Vice, un libro sobre la corrupción y la sordidez en las calles de la capital de Japón, entrevistó hace poco a varios miembros de la yakuza, la mafia japonesa, para preguntarles si creían que Yakuza 3 era un videojuego que reflejaba de forma realista la vida que habían elegido.

Ahora este periodista ha hecho lo mismo con un oficial del Departamento de Policía Metropolitana de Tokyo. El oficial dijo que le resultaba curioso el vestuario de Kazuma Kiryu, protagonista del juego, ya que “la yakuza viste como en el juego excepto por Kiryu, ya que él parece un `hombre de compañía´ (a los que se les paga para que acompañen a mujeres y beban con ellas, una especie de gigoló que, en principio, no tiene porqué ofrecer servicios sexuales).

En la mente de un yakuza no hay nada más rastrero que un acompañante. Los ven como alimañas vanidosas y apestosas que chupan la fuerza y los ahorros de las mujeres.” dijo el oficial.

Según este policía el juego de Sega muestra las actividades típicas de un yakuza: “extorsión, violencia, explotar al más débil… No existe un yakuza noble como Kiryu, por lo menos yo nunca he conocido a nadie así.” El policía aseguró que sólo había conocido a uno o dos yakuzas que seguían el código de honor: “Es probable que por eso hayan dejado de ser yakuzas. El dinero es el código moderno de los yakuzas.”

Miembros reales de la yakuza consideran que Yakuza 3 es realista

La descripción del crimen organizado japonés que ofrece Yakuza 3, podría estar muy cerca de la realidad según la información recopilada por Jake Adelstein, un periodista que pasó 12 años como reportero en Japón.

Adelstein consiguió infiltrarse en uno de los pisos francos de la mafia y, por curiosidad, hizo que tres miembros del grupo criminal probasen el título de Sega. Uno de los tres criminales llegó incluso a acabarse el juego mientras que los otros dos se encontraban en desventaja, ya que carecían de dedo meñique y esto les producía molestias a la hora de coger el mando.

Los yakuzas comentaron que el juego se parece más o menos a la realidad pero que en la vida real la experiencia iba aún más allá. Uno de los miembros, identificado como “K” dijo sobre el personaje de Kiryu que “ningún yakuza va de un lado para otro metiéndose en peleas de esa forma. Especialmente no alguien con poder. Probablemente acabaría en la cárcel, en el hospital o muerto, quizás apalizado por su propia gente por causar problemas”.

“Nadie muere nunca, eso es poco realista” dijo otro de los mafiosos. El tercero, identificado tan solo como “M”, dijo que “tampoco se intercambian tantos golpes ni nada parecido. Generalmente el primero que golpea es el que gana. Los estereotipos sobre la yakuza son correctos. ¿Toda la trama sobre la expansión de Okinawa y la CIA y los políticos involucrados? Guáu, eso está pasando ahora mismo en Okinawa”.

“M” incluso se mostró satisfecho con las mecánicas jugables del título de Sega: “Me gusta el hecho de que recuperes vida comiendo platos que existen en la realidad. Shio Ramen te da un montón de energía… tiene sentido” dijo.

La entrevista completa a los Yakuzas (en ingles), por aca.

Familias Yakuza: Peces Gordos

En la actualidad están dividido en 3.000 clanes con un total de 100.000 en todo Japón, el más importante es el denominado Yamaguchi-gumi, considerándose el hampa más grande del mundo, no sólo por el número de miembros sino también por su poder económico. Son también importantes los clanes Sumiyoshi Rengo-Kai y Inagawa-kai que en conjunto con el clan Yamaguchi-gumi mueven alrededor de 15.000 millones de dólares anuales.

Nombre Descripción Símbolo
Yamaguchi-gumi  (六代目山口組) Creada en 1915 es la mas grande de las familias Yakuza. Su Oyabun (líder) es el Kenichi Shinoda.
Sumiyoshi-rengo (住吉会, a veces llamado de Sumiyoshi-kai (住吉会) Es la segunda mas grande de las familias, con más de diez mil miembros divididos en 177 clanes. Su Oyabun actual es el Shigeo Nishiguchi , Osomuya Tanaka. Este clan son enemigos a muerte de la Yamaguchi-gumi
Inagawa-kaï y famila Seiju(稲川会) Es la tercera mayor familia de los Yakuzas, tiene más de 7 mil Miembros. Su Oyabun actual es el Kakuji Inagawa. Fue la primera Yakuza en operar fuera y dentro del Japón
Towa Yuai Jigyo Kumiai (東亜友愛事業組合), a veces llamada de Towa-kai (東亜会) Fue la primera Yakuza japonesa creada en Corea.

Pero hablemos de los Yamaguchi-gumi:

Tiene casi 40.000 miembros, y está considerada como la banda criminal más grande del mundo. Lo curioso de los yakuza es lo “abierta” que es su organización, tienen oficinas centrales a la vista de todos, parece que les da igual, no se ocultan, operan abiertamente utilizando el poder y vías de corrupción que tienen en la policía y el gobierno. Inclusive en internet hay mapas donde se muestra la distribución de las organizaciones y clanes yakuza por todo Japón. Aún más curioso es que en las áreas donde hay muchos yakuzas y negocios controlados por ellos (Por ejemplo pachinkos y prostíbulos) están consideradas como las zonas más seguras de la ciudad.

El motivo del porque las oficinas centrales de Yamaguchi-gumi se pueden encontrar fácilmente con google maps, ¡Dice que todo el mundo sabe donde están! ¡Pero nadie puede hacer nada, porque realmente dentro de las oficinas nadie está cometiendo crímenes y no se puede demostrar nada!

Hablando de Tatuajes y Delincuentes

Los tatuajes japoneses tienen una historia milenaria, muy antigua, y muy vinculada a las clases bajas y el crimen. Sobre todo al crimen organizado, con nuestros queridos y nunca bien ponderados Yakuza, la mafia japonesa que se caracteriza por sus diseños de tatuajes.

En Japón, el arte del tatuaje se conoce como “irezumi” o “horimono”, los primeros habitantes del archipiélago, los Ainu, solían lucir tatuajes en el rostro. Era una costumbre más de su cultura. Sin embargo, la expansión del budismo, procedente de China, acabó estigmatizando a las personas tatuadas, a las que llegó a identificarse con criminales.

La caída en desgracia del tatuaje se inició en 1720, cuando el gobierno decidió “marcar” a los delincuentes peligrosos con un tatuaje identificativo. Se trataba de un brazalete dibujado en el brazo que anulaba socialmente al individuo, ya que nadie quería relacionarse con exconvictos.

Aunque esta medida fue abolida en 1870, la exclusión creada en torno a un grupo de personas (los delincuentes) provocó en estos un sentimiento de unidad, lo que les llevó a organizarse en bandas. Fue el inicio de la yakuza, o mafia japonesa.

Los miembros de la yakuza, aún hoy día, gustan de tatuarse enormes dibujos a lo largo de la espalda, desde dragones a peces, y tanto el cine como la literatura han contribuido a la glorificación de esta imagen de hombre duro con todo el cuerpo revestido de tinta.

A principios del siglo XX, el gobierno imperial prohibió los tatuajes como medida para adaptarse a las costumbres occidentales y la idea de civilización procedente de Europa. Sin embargo, el tatuaje siguió siendo muy demandado, entre otros, por los marineros de todo el mundo que hacían puerto en el archipiélago. Estos mismos marineros fueron los que, al volver a sus países de origen, empezaron a dar fama mundial al arte tatuador japonés.

En 1948, el tatuaje volvió a estar permitido y ahora muchos de los clientes eran soldados norteamericanos de las fuerzas de ocupación. Así, tatuarse la piel recuperó popularidad y poco a poco llegó a ser considerado signo de modernidad, aunque entre la población japonesa queden muchas personas que aborrecen el tatuaje por su relación con la yakuza.

A continación les muestro una clara línea de tiempo de como se dió la evolución de los tatuajes japoneses.

Como identificar un Yakuza y no morir en el intento

El color negro.

Siguen una política de identidad corporativa mejor que la mayoría de empresas que se conoce. Su color corporativo es el negro y lo extienden a todo: coches de la empresa, indumentaria (tanto masculina como femenina), complementos (gafas de sol, bolso de mano, armas).

Los lugares.

Se les puede ver de madrugada los fines de semana en las zonas de marcha donde haya “hoteles del amor” y “pubs de hostess”, negocios con los que tienen relación. También se pueden ver entrar y salir de sus oficinas. Tienen oficinas y todo el mundo sabe dónde están. La fachada tiene unos kanjis dorados muy elegantes con el nombre de la familia, al modo blasón. Siempre hay coches elegantes aparcados en la puerta.

Los coches.

En Japón es ilegal llevar todos los cristales del coche ahumados. La gente adinerada que gusta de cristales ahumados sólo los lleva en la parte de atrás (ventanas traseras y luna del maletaro). Aún no se sabe muy bien si a los yakuza no les importa pagar la multa o si tienen bula. También son de ellos unas furgonetas negras con la bandera de Japón y con altavoces, con las que se pasean por la ciudad con música de marchas militares de la época de la guerra, para recordarle a la gente metida en los negocios “protegidos” por la yakuza que ésta es su zona y tienen que pasar por “caja”.

Las manos.

Si en una mano falta una o dos falanges del meñique o el anular, y la mutilación es limpia porque no hay más heridas ni cicatrices alrededor y las uñas de los demás dedos crecen enteras, casi seguro que el dueño de esa mano no ha tenido un honrado accidente siendo operario en una fábrica. Los yakuzas se cortan los dedos en determinadas ocasiones y, siempre, cuando dejan de ser yakuzas. Al romper el contrato entregan una falange, de prenda.

Los tatuajes.

Nada de tribales, amor de madre o calaveras, sólo motivos orientales con toda una simbología detrás entorno al grupo al que se pertenece y el escalafón en el que se está dentro de ese grupo: dragones, samurais, eso sí, muy grandes y coloristas. Pero siguen siendo fieles a la identidad corporativa del color negro porque los tatuajes no se muestran. Es más, en las piscinas públicas están prohibidos los tatuajes de yakuza para que el resto de usuarios no se sientan intimidados. Los yakuzas no enseñan sus tatuajes y sólo los verías si coincidieras en una playa o en un baño público, pero no vas a coincidir. En resumen, que si vas por la calle y ves a un tipo con la camiseta arremangada para lucir sus dragones, de yakuza sólo tiene la vocación.

La manera de caminar.

Sin lugar a dudas, es el rasgo más distintivo, caminan de una forma tan peculiar que el contraste con el paso vivo y nervioso de la mayoría de los japoneses les delata enseguida. Cuando se desplazan casi no levantan los pies del suelo, sus pasos son largos y basculan el cuerpo con arrogancia. Para ser más gráfico, en llano caminan como si estuvieran bajando una cuesta.

Ahora que ya sabes identificarlos, mas te vale que vayas con mucho cuidado… 😉

Yakuza: Sobre Jerarquias y Obligaciones

Los Yakuza crearon un estatuto y un código basado en las relaciones de fidelidad entre el padrino (oyabun) y su protegido (kobun): la ceremonia de consagrado consiste en el cambio del vaso de sake y representa la entrada en el clan y los lazos de sangre.

Sus clans estan organizados como una familia, teniendo tal vez la más rígida de las jerarquías del mundo criminal. El oyabun (padre) es el jefe, wakashu son sus hijos y kyodai son sus hermanos. Todos deben total obediencia y lealtad al oyabun, y en cambio él ofrece protección a todo su clan. Los miembros no deben temer a la muerte, y deben hacer todo lo que el oyabun pida.

Hay dos tipos de yakuza: aquellos que pertenecen a un clan y los autónomos. Por no pertenecer a clan alguno, los autónomos tienen dificultades para actuar, pues los clanes no permiten que ellos se entren en sus territorios. Los clanes acostumbran a usarlos como chivo expiatorio o como mercenarios, pagandoles para realizar un servicio sucio en el cual no quieran envolver a su clan. Si el autónomo es ambicioso y capacitado, puede comenzar un clan desde cero, pero generalmente, son asesinados o se incorporan a un clan ya existente.

Entre las obligaciones de los miembros están:

  • No esconder dinero de la banda;
  • No envolverse personalmente con narcóticos;
  • No buscar a la ley o a la policía;
  • No violar a la mujer de otro miembro;
  • No desobedecer las órdenes de un superior;
  • No dejar rastros después del crimen.

Igual que como en muchas organizaciones criminales, cuando un individuo entra en la sociedad de los yakuza, muchos clanes no permiten salga de su grupo, para evitar la filtracion de información.